martes, 16 de octubre de 2018

REFLEXIONES ABRAHÁMICAS II

REFLEXIONES ABRAHÁMICAS IIResultado de imagen para nietzsche

¿De dónde viene esta moda pagana que hoy inunda el occidente y que tiene sus expresiones últimas en el pensamiento postmoderno, que hemos criticado sea en sus manifestaciones de izquierda como de derecha en diferentes artículos en los que nos hemos referidos específicamente a figuras como Vattimo y de Benoist?* La misma se basa en el último Nietzsche, es decir aquel que transitaba su etapa terminal de cáncer cerebral, cuando se sentía atormentado por una serie de obsesiones. Así pues afirma en el Anticristo:
"Condeno al cristianismo y elevo contra su Iglesia la acusación más terrible que se haya podido lanzar. Representa la peor de las corrupciones concebibles, más aun, se trata de una corrupción querida expresamente. Tal corrupción no ha ahorrado absolutamente nada, ha convertido a todo valor en un disvalor, toda verdad en una mentira, toda sinceridad en una tremenda bajeza.. Indico en el cristianismo la única gran maldición, la única gran íntima corrupción, el único gran instinto de venganza, para el cual ningún medio es suficientemente venenoso, suficientemente secreto, subterráneo, mezquino. Yo denomino al cristianismo la más gran infamia que ha padecido la humanidad."
Y a tal respecto cuando nos adentramos en tal obra que para autores como el antes aludido Benoist representa casi una biblia (véase su inverosímil texto '¿Como podemos convertirnos en paganos?') notamos que en el fondo la acusación de Nietzsche al cristianismo no supera la esfera psicológica ya que, insistimos, no podía salir del ámbito de su enfermedad. Un conjunto de seres fallidos -y se remonta específicamente a San Pablo- al no haber podido triunfar y tener éxito en esta vida, en tanto no han sido capaces de comprender sus intríngulis dialécticos, se terminaron inventando otra de carácter paradisíaco y perfecto y como envidiosos y resentidos terminarán condenando en un infierno a los triunfadores. Se produciría así el síndrome de la Divina Comedia, en donde Dante, un fracasado en la vida política de su tiempo, ponía en el infierno a sus adversarios exitosos y desde una mirilla ubicada en el Cielo se solazaba con sus sufrimientos perennes. Esto se expresa también en Marx para quien el cristianismo es nuevamente la coartada que inventan las clases dominantes para expoliar en esta tierra a los pobres que luego gozarán de riquezas eternas en el cielo. O Freud que calificará de reprimidos sexuales a los grandes místicos y santos cristianos. Como no pudieron fornicar adecuadamente en esta vida, realizando su potencia sexual, es decir la energía primaria que gobierna al hombre, se inventaron un Dios a la propia medida, como un sustituto. La réplica pagana es pues decir un sí a la vida y un no al más allá metafísico, concebido como un escapismo y evasión. 
Sin embargo, aun aceptando que pueda haber casos de personas fallidas que por tales razones ingresan al saber metafísico y siendo determinadas por su psique, como el enfermo Nietzsche, no podemos universalizarlo en todos los casos. Así como no se puede decir que las personas no son delincuentes simplemente porque hay una ley que lo reprime, del mismo modo no podemos decir necesariamente que todos los místicos son reprimidos sexuales. Que hay seres que no precisan medirse para conocer un saber de carácter superior. Que no porque las multitudes no puedan acceder a él en forma directa podemos decir que el mismo no existe necesariamente. Que a diferencia del paganismo producto de una enfermedad mental terminal reputamos que los hombres no son iguales y que existen algunos que sin ser determinados por su psique alcanzan la dimensión del espíritu y 'ven' en forma directa lo que es trascendente y por lo tanto conducen a los demás que intuyen su existencia a través de la fe.

* Aunque a decir verdad el Vattimo de los últimos tiempos, en gran medida influido por los cursos actuales de la Iglesia ha adherido a un 'cristianismo débil', es decir un cristianismo light, postmoderno y despojado de su espíritu esencial. En cambio desde la pretendida 'derecha' no ha sucedido lo mismo con de Benoist quien sigue firme en sus postulados crudamente paganos. Sin embargo ello no ha obstado de impedimento para acceder a colaboraciones güelfas de 'derecha', como un muy sonado encuentro en nuestro país en donde uno de sus representantes, en una reunión de tal tenor, condenó la colonización española de América como expresión del totalitarismo bíblico. Esto se explica desde el lado güelfo porque debe desmerecerse por cualquier medio al imperio cristiano tal como hiciera en su momento Bartolomé de las Casas y hoy lo realizan desde la izquierda los cristianos tercermundistas en estrecho connubio con el indigenismo.

viernes, 12 de octubre de 2018

REFLEXIONES ABRAHÁMICAS

REFLEXIONES ABRAHÁMICAS

Resultado de imagen para religiones abrahamicas
Uno de los más grandes disparates que vivimos en esta época de tiempos terminales (la ONU le da al planeta apenas 12 años de vida) es el de andar vociferando, ante el espectáculo lamentable que brinda el mundo moderno, que nos encontramos en este estado y situación porque el Occidente ha sido invadido sucesivamente por tres diferentes expresiones de religión abrahámica: primero vinieron los veterotestamentarios judíos, luego el cristianismo, bautizado por algunos como el bolchevismo de la antigüedad, y finalmente el último aluvión de tal tenor representado por el Islam. reputado por tales vociferadores como el peor de los enemigos, los tres obedeciendo a un tronco común y semítico. A todo esto una serie de eruditos y pensadores de moda, muchos de ellos inspirados en el peor Nietzsche, nos han dado testimonios ostensibles de tal situación. Por ejemplo se ha dicho que en tanto los abrahámicos desprecian el mundo pues lo consideran un valle de lágrimas ante el hipotético paraíso por venir, por lo tanto serían el fundamento último por el cual hoy la naturaleza es destruida pues se la considera una cosa sin valor alguno, carente de dioses y como un simple escenario que debe subordinarse coercitivamente a las necesidades del hombre. Sin embargo se soslaya maliciosamente el hecho de que justamente en tanto tales formas religiosas deprecian la esfera de lo inmanente y consideran la existencia como un simple tránsito hacia el más allá, de ninguna manera pueden ser reputados como la causa de la fiebre consumista que nos inunda.
Más bien lo que diremos en esta primera reflexión es que a nuestro entender más que presenciar actualmente la irrupción del abrahamismo, lo que tenemos en cambio es un retorno a lo peor del paganismo. El mundo actual es decadente justamente porque ha dejado de ser cristiano, judío o musulmán para convertirse lisa y llanamente en pagano.
Partamos aquí de la evidencia respecto de aquello que diferencia a estas dos formas religiosas antitéticas. El Dios del abrahamismo (Jeovah, Jesús y Allah) es persona, no así la Divinidad suprema del paganismo que es de carácter impersonal. Ante la posible refutación de nuestro argumento de que los dioses indoeuropeos son también personas, digamos que Zeus o Wotan no tienen ninguna relación con el Dios personal antes mentado. El Dios abrahámico, en tanto persona arquetípica, es absolutamente libre, no está limitado por leyes pues él es la ley, los dioses paganos en cambio carecen de tal libertad pues están sometidos a un determinismo, en este caso el que rige a la naturaleza y a la historia (realidades éstas que son asimiladas en el paganismo). Un ejemplo característico de esto lo tenemos en la circunstancia relatada por Homero de la guerra de Troya. A pesar de que la mayoría de los dioses y aun el mismo Zeus simpatizaban con Troya, éstos no pueden decidir quién habrá de ganar la guerra sino que tal cosa es resuelta por una fuerza superior e impersonal que es el Destino o Moira. Zeus solamente puede interpretar cómo saldrán las cosas auscultando el destino, pero no puede decidir lo que sucederá. De la misma manera en Platón el demiurgo creador del universo no lo hace desde la nada, es decir con absoluta libertad para crear, sino a partir de una materia previa y preexistente e inspirándose en la Idea, entidad impersonal que es la verdadera deidad. Es justamente este fatalismo, este sometimiento a una fuerza impersonal ante la cual debemos doblegarnos y reconocer su justicia como sucede por ejemplo en la tragedia griega, la máxima que rige en nuestros tiempos. El mundo y la naturaleza, las verdaderas deidades son fatalmente y no pueden desaparecer, lo que en apariencias son destrucciones, como la anticipada recientemente por la Onu, representan simplemente etapas necesarias de un proceso en donde cada parte, utilizando categorías del gran filósofo pagano Hegel, son mediaciones de una idea universal que hace marchar todo por un buen camino. Cuando Trump se despreocupa de los acuerdos de París sobre el clima es porque está convencido de que la realidad se conduce por sí sola y que como en el Edipo de Sófocles, aunque el destino sea cruel e implacable, en el fondo es justo y brega por el bien de todos. Del mismo modo esto explica a las diferentes ideologías modernas. Hay fuerzas impersonales que determinan el accionar de los seres humanos reducidos a la simple condición de individuo. El individuo es parte condicionada de un todo que se le sobrepone. Y estas deidades reciben nombres distintos como diferentes expresiones de la Moira que resolvía quien ganaba las guerras. Éstos pueden ser la Historia, la Economía, el Sexo, la especie, etc en donde cada individuo realiza su ser brillando como una lamparilla efímera conducida hacia un determinado fin. Todo esto tiene que ver con el paganismo y no con las religiones abrahámicas.

lunes, 8 de octubre de 2018

UN PRIMER ANÁLISIS DEL TRIUNFO DE BOLSONARO

UN PRIMER ANÁLISIS DEL TRIUNFO DE BOLSONARO





He aquí algunas reflexiones sobre el triunfo del brasileño Bolsonaro.
Primeramente era el único de los candidatos al cual nadie le había encontrado corruptelas (aunque no está dicho en el futuro que no sea así), tal como sucedía en cambio con los demás políticos.
Segundo el gran auge de la homosexualidad y la ideología de género que produce rechazos pronunciados en la población hizo que viera en este y en sus campañas contrarias y duramente agresivas en su contra a un adecuado candidato.
En tercer lugar y no menos importante, el atentado que hubo en su contra que le produjo varias ventajas adicionales. 1) Lo victimizó ante la opinión pública, y esto generalmente suele generar adhesiones de simpatía. 2) Le brindó una excusa para no participar de debates en los cuales siempre salía mal parado, pues estaba de convalecencia.
3) Multiplicó de este modo su presencia en los medios ya que su pequeño partido de nombre Liberal tenía escasos minutos en la tele.
Conclusión: fue esta suma de factores favorables los que primaron sobre su liberalismo, ideología por lo general repudiada pro el grueso de la población y que si se presentara sola y sin tales aditamentos sacaría muy escasos votos.
El mejor ejemplo de una similitud de perspectivas l hemos tenido con Menem cuando manifestó. 'Si yo decía que iba a aplicar un programa liberal, tal como sucedió luego, nadie me votaba'. En este caso Bolsonaro lo dijo pero fueron tan grandes los factores complementarios que permitieron que la gente olvidara tal catástrofe nueva que se le viene a su país.
Ahora bien queremos efectuar dos reflexiones adicionales. En nuestro medio, principalmente motorizado por autores liberales como Laje y Márquez, se ha dicho que la ideología de género representa una estrategia impulsada por el comunismo para tomar el poder. Bueno, en este caso se ha mostrado no ser así, sino lo contrario, Gracias al homosexualismo y a la ideología de género candidatos como Bolsonaro pudieron ocultarle al público su carácter verdaderamente izquierdista de buen liberal (no por nada su partido se llama así) y centrar el foco de atención en otras cosas. Decimos que el liberalismo es una ideología de izquierda puesto que cree en el ideal del homo economicus y considera que el desaforado afán burgués de ganancia es el motor de la vida política y social. Agreguemos que en función de tal meta el Trump brasileño como su par yanqui pretende sacar a Brasil de Acuerdo de París sobre el clima, pues a la burguesía no le interesa el futuro de generaciones posteriores sino gozar del presente inmediato.
Por último el estado de ganado vacuno al que la prensa servil ha convertido a nuestra mansa opinión pública ha gestado la idea de que Bolsonaro sería un nazi fachista debido a su carácter pretendidamente reaccionario. Acotémosle a los bestializados, si es que les queda aun una neurona, que el fascismo es una ideología antiliberal que sostiene el corporativismo al cual sujetos como Bolsonaro y sus amigos argentinos como los antes aludidos califican de socialista. Que defiende la propiedad privada solamente si la misma está al servicio de la nación y no lo contrario como sostiene el liberalismo capitalista. En escritos posteriores explicaremos el corporativismo desde una postura tradicional y contrastante con el liberalismo y el comunismo, ideologías gemelas que reputan a la economía como el destino del hombre.