miércoles, 17 de agosto de 2016

RAMÍREZ: OLIMPÍADAS : SE ACELERA LA CAÍDA DE LA MODERNIDAD

OLIMPÍADAS : SE  ACELERA  LA  CAÍDA  DE  LA  MODERNIDAD


     En estos días los medios de comunicación nos bombardean con informaciones acerca de los juegos olímpicos. Y esto no es una casualidad, los medios de comunicación se han transformado en un gigantesto aparato de imbecilización de las masas, manejados por centrales al servicio del llamado "establishment" mundial palabra que oculta su verdadera denominación: oligarquía financiera y usurera que está logrando establece un gobierno a escala universal.
     Estamos en presencia de un gigantesco lavado de cerebros para que las mentes estén ocupadas en banales espectáculos, que en estos días son los juegos olímpicos, y cuando ellos hayan pasado serán otros acontecimientos deportivos, recitales musicales, como se llama hoy día a la cacofonía moderna, telenovelas.Ennuestropaís negocian las transmisiones por TV del fútbol profesional, disputa entre el mismo gobierno nacional, los clubes y empresas nacionales y extranjeras. El objetivo está claro: destruir la capacidad de crítica y de análisis y tener ocupada la atención sometiendo a los individuos a un torbellino de imágenes provenientes del mundo exterior, tratando que se olviden de problemas mucho más acuciantes.
     Con los modernos juegos olímpicos, se ha logrado una gran inversión de polaridad. En su origen en Grecia, en el siglo VIII A.C., esos juegos tenían un sentido religioso, eran celebrados en honor de los dioses. En esa sociedad tradicional toda actividad, en última instancia, estaba orientada hacia lo alto y lo trascendente, y desde lo alto informaba la vida diaria. Esos juegos eran organizados por el Estado y por los colegios sacerdotales, y tenían una profunda influencia tal como suspender las guerras entre las diversas polis helenas. Lo mismo ocurría en la Roma tradicional, no así en la Roma de la decadencia imperial en la cual el circo se transformó en algo semejante a los espectáculos modernos. La inversión de polaridad a que nos referíamos más arriba ha conducido a estos modernos juegos olímpicos. En ellos está ausente toda preocupación trascendente y religiosa. Se han transformado en un culto materialista a lo físico, a la fuerza, a la velocidad y a la habilidad para ciertas habilidades. Asimismo cumplen una función demagógica al excitar en los pueblos falsos nacionalismos, promoviendo a los vencedores como pseudo-héroes y ejemplos a imitar, cuando en realidad son personas que lo único que han hecho en su vida es cultivar su físico y estar alejados de toda actividad superior y calificada intelectualmente.
     A ello hay que agregar que tales deportistas en muchas de las actividades que desarrollan son profesionales, es decir que se les paga para que dediquen su vida a esas tareas, con lo cual aumenta su embrutecimiento. Los ejemplos de jugadores de fútbol, de tennis, de basketball son notables, percibiendo algunos cantidades incleíbles de dinero que de manera alguna cobran personas de mucha más valía intelectual y moral.
     Todo esto merece el aplauso de las multitudes y con  muy pocas críticas. También  es aprovechada la situación por empresarios que realizan pingües ganancias y por gobiernos para llevar aguas para su molino.
     Lo que en las sociedades tradicionales eran acciones desacondicionadas de las cuales no se esperaba beneficio y ventaja material alguna, se ha transformado en un trabajo digno de modernos esclavos que para lo único que sirven es para patear una pelota o correr más rápido.
     Todo se conjuga para acelerar la idiotización de las multitudes: gobiernos, empresarios, deportistas y medios de comunicación. Pero hagamos la salvedad de que hay ciertas actividades deportivas, como por ejemplo el montañismo y el paracaidismo, en las cuales se asume un riesgo mediante una acción desacondicionada sin esperar ningún beneficio material o recompensa alguna. Estamos pués en presencia de una acción pura frente a la cual un deportista puede lograr un mayor nivel espiritual.
     Pero a no alarmarse. Esta última etapa del Kaliyuga será pródiga en procesos de embrutecimiento. Ahora viene el "pokemon go".


San  Carlos de Bariloche, 8 de agosto del 2016.  
JULIÁN  RAMÍREZ

1 comentario:

Rikon Pereyra dijo...

“De estos principios y del aplaudido amor a la patria, procedio lo que el mismo pontífice máximo (…) impidió para evitar graves inconvenientes y que que, teniendo resuelto el Senado fabricar un amplio teatro, puso en juego toda su elocuencia para persuadir que no debía ejecutarse, haciendo ver a aquel respetable Congreso (…) que no era conveniente permitiesen el que se introdujesen paulatinamente en las varoniles costumbres de su patria, los deleites, sensualidades y regalos de Grecia (…) pues no serviría más que para destruir y corromper el valor de la virtud romana.! (Agustín San, La ciudad de Dios, Libro Primero, capítulo XXXI).