lunes, 27 de julio de 2015

RAMÍREZ: EL MAL EJEMPLO DE GRECIA

EL  MAL  EJEMPLO  DE  GRECIA



     Si bien no se relaciona directamente con la guerra de civilizaciones, el caso de la crisis financiera y económica de Grecia sirve para extraer conclusiones que se pueden aplicar a muchos países, y de ejemplo a la forma en que no hay que proceder para luchar contra el gran enemigo: el mundo moderno.
     Grecia es un país de alrededor de 11 millones de habitantes con una superficie de 132.000 kms. cuadrados y ubicado en una posición geográfica de indudable valor estratégico. El primer ministro Alexis Tsipras llegó al gobierno con el partido Syriza, sigla de la Coalición de la Izquierda Radical, compuesto por socialdemócratas, marxistas-leninistas, trotzkistas, maoístas, ecologistas de izquierda, eurocomunistas y otros de la misma raza. La deuda pública heredada de gobiernos anteriores, se volvió insostenible y se prometió al pueblo no aceptar planes de ajuste propuestos por la “troika” (FMI, Banco Central Europeo y Comisión Europea) representante de los intereses financieros, económicos y políticos de la Unión Europea. Como es natural en esa fauna izquierdista hubo amplio despliegue de retórica antiimperialista, de desbordes verborrágicos, de patriotismo, de voluntad popular, de anticapitalismo. Se convocó a una consulta popular que dio amplio triunfo al gobierno. El proceso griego despertó la simpatía de muchas fuerzas de centro-izquierda y de no pocos nacionalistas en todo el mundo.
     Pero he aquí la sorpresa para los que no conocen ni sospechan la magnitud del poderío de la usura mundial. A los pocos días de la consulta popular Tsipras aceptó en su totalidad las imposiciones de los usureros y financistas representados por la “troika”. Inmediatamente el parlamento griego aceptó las imposiciones triunfando de esa manera los que en el mundo moderno son verdaderos vampiros de la sangre de los pueblos. Inmediatamente llegó el rescate financiero para salvar a los bancos y para que Grecia comenzara a pagar deudas. Por supuesto ello será con los respectivos intereses. Se sigue prestando para pagar deudas.
    De todo esto se pueden extraer valiosas conclusiones.  En principio se demuestra la inutilidad de la democracia para enfrentar tales situaciones ya que para encararlas se necesita otra tipo de gobierno.
     También queda de manifiesto que para enfrentar a la globalización materialista y financiera de los que pretender instalar un gobierno mundial, la única alternativa valedera es el desarrollo de una mundialización de signo opuesto, de carácter espiritual y tradicional, con fuerte enraizamiento en la tierra y que no esté limitada por fronteras nacionales. El estado-nación ya está periclitado para resolver estos problemas.
     Se necesitan también la formación de elites de carácter tradicional, viril y guerrero, verdaderas aristocracias que orienten a los pueblos en lugar de esas asociaciones ilícitas como son los partidos políticos.
     Queda demostrado el fracaso de todos aquellos que pretenden reemplazar una situación económica y social con otra propuesta también económica y social partiendo de estructuras del mundo moderno: democracia, elecciones, partidos políticos, constitucionalismo e hipócritas derechos humanos. Toda la vana vocinglería antiimperialista y toda demagogia populista son totalmente inútiles para combatir al moderno Leviatán.
     Muchos pretenden justificar la rendición de Grecia en el hecho de que se trata de un país pequeño con pocos habitantes. Este argumento es falso. Lo que faltó en Grecia es la voluntad de lucha. ¡Cómo va a tenerla en medio de tantos socialdemócratas e izquierdistas! La voluntad del hombre que sabe lo que quiere es la fuerza más poderosa del universo, como así lo demuestra otro estado pequeño y con pocos habitantes como es el Estado Islámico.

San Carlos de Bariloche, 20 de julio del 2015.

JULIÁN  RAMÍREZ


         

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No le veo la necesidad que en cada columna el señor Ramírez mencione al Islam, fundamentalismo islámico o el Califato cuando esta hablando de temas muy distantes, se vuelve algo monotemático.

julian atilio Ramirez dijo...

Sr. Anónimo:Si en muchas de mis notas menciono al fundamentalismo islámico es porque se trata de una cuestión decisiva en la guerra de civilizaciones. Con el Estado Islámico nos encontramos con el único estado con fundamentos tradicionales en la actualidad ,frente a todos los demás eestados que son modernos. El punto de vista tradicional es el que debe presidir todos nuestros análisis y la cuestión griega,, como tema de actualidad, nos muestra como aplicando ideas modernas no se puede combatir al dominio de la usura, partiendo de la democracia y de la cultura neomarxista.Si insistir en lo fundamental es ser monotemático, asumo esa calificación. También son monotemáticos los que no se pueden desprender de las concepciones modernas. Lo saludo atte. Julián Ramírez.